Original_aceites

En la actualidad, existen en el mercado diversos tipos de aceites y grasas. Cada uno tiene propiedades distintas y es aconsejable conocer cuál de ellos es adecuado en función de la utilidad que le vayamos a dar.

 
- Freír: A la hora de freír alimentos, es interesante conocer la temperatura crítica a partir de la cual la grasa o aceite empieza a descomponerse. El aceite de oliva es la grasa más estable debido a su composición en ácido oleico y antioxidantes como vitamina E y polifenoles que lo protegen de la oxidación. Su temperatura crítica es de 210ºC. Los aceites de semillas tienen una temperatura crítica inferior al del aceite de oliva, por lo que tienen mayor tendencia a oxidarse y a generar productos tóxicos.
El aceite de girasol, debido a la cantidad de ácidos grasos poliinsaturados y vitamina E que contiene, se oxida en menor medida que los demás aceites de semillas. Su temperatura crítica es de 170ºC. No es aconsejable mezclar diferentes tipos de aceite para abaratar su coste, ya que el primero que se “queme” estropeará las propiedades del otro.
 
- Untar: Normalmente se utilizan mantequillas (origen animal) y margarinas (origen vegetal) que suelen contener grasas no saludables como saturadas o trans (pudiendo generar problemas cardiovasculares). Actualmente en el mercado, existe el denominado aceite prensado en frío que conserva las mismas características que tenía la semilla o fruto, siendo más saludable por sus grasas insaturadas que los anteriores.
 
-  Aliñar: Se pueden utilizar todos los tipos de aceite considerando que el de oliva es el de mayor calidad nutricional. Para evitar la monotonía puede aromatizarlos con especias o aliáceos (ajo, orégano, tomillo…)

 

Fuente: www.abcdietas.com


Etiquetas aceite, grasa, aceite de oliva, aceite prensado en frio, freir, aceite de semillas, aliñar, untar, mercado