Original_por_que_insomio

El insomnio es la dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido durante la noche.

Los episodios pueden aparecer o desaparecer (episódico), durar hasta tres semanas (corto plazo), o ser de larga duración (crónico).

 

Las quejas o síntomas más comunes de las personas con insomnio son:

  • Dificultad para quedarse dormido en la mayoría de las noches
  • Sentirse cansado o quedarse dormido durante el día
  • No sentirse renovado al despertar
  • Despertar varias veces durante el sueño

Las personas que sufren de insomnio primario tienden a mantenerse pensando en dormir lo suficiente. Cuanto más tratan de dormir, mayor es la sensación de frustración y de preocupación, y más difícil se torna conciliar el sueño.

La falta de sueño sosegado puede afectar su capacidad para realizar las actividades diarias porque está cansado o tiene dificultad para concentrarse.

 

 

Es importante recordar que no dormir ocho horas cada noche no significa que usted está poniendo su salud en riesgo. Las personas tienen diferentes necesidades de sueño. Para algunas personas es suficiente 6 horas de sueño en la noche, mientras que otras sólo se sienten bien si duermen entre 10 y 11 horas.

El tratamiento con frecuencia se inicia con una revisión de las causas, los fármacos y de cualquier afección que pueda estar causando o empeorando su insomnio.

Pensar acerca de cualquier hábito del sueño o del estilo de vida que pueda estar afectando su sueño es un próximo paso importante, a lo cual se le denomina higiene del sueño. Hacer algunos cambios en sus hábitos de sueño puede mejorar o solucionar su problema de insomnio. Estos consejos pueden ayudarle a desarrollar mejores hábitos del sueño:

  • Vaya a dormir solo cuando se sienta cansado.
  • Evite leer, mirar televisión o preocuparse en la cama. Estos factores pueden hacer que el cuerpo y el cerebro asocien la cama con estas actividades, y no con dormir.
  • Desarrolle una rutina para acostarse. Haga lo mismo todas las noches antes de irse a dormir. Por ejemplo, tome un baño tibio y, luego, lea durante 10 minutos todas las noches antes de irse a dormir. Pronto, conectará estas actividades con dormir, y hacerlas lo ayudará a tener sueño.
  • Use el dormitorio solo para dormir y tener actividad sexual.
  • Si no puede dormirse después de 15 minutos, vaya a otra habitación y regrese a su cama solo cuando se sienta cansado. Puede repetir esto tan a menudo como sea necesario, durante la noche.
  • Vaya a dormir y despiértese a la misma hora cada día, incluso los fines de semana. Esto ayuda al cuerpo a desarrollar un cronograma del sueño.
  • Evite o limite las siestas, dado que puede perturbar su ritmo normal del sueño. Si debe tomar una siesta, solo descanse durante 30 minutos, y no tome siestas después de las 3:00 p. m.
  • Evite el consumo de la cafeína del café y los refrescos, y la nicotina de los cigarrillos, en especial, tarde en el día.
  • Evite comer comidas abundantes o beber mucha agua por la tarde.
  • Mantenga su dormitorio a una temperatura cómoda y tan oscuro como sea posible.
  • Asegúrese de que su dormitorio esté tranquilo y oscuro. Si el ruido es un problema, use un ventilador para disimular el ruido o tapones para los oídos. Si debe dormir durante el día, coloque persianas oscuras en las ventanas o use una máscara para los ojos.
  • Intente comer un refrigerio liviano antes de irse a dormir, pero no coma demasiado inmediatamente antes de acostarse. Es posible que un vaso con leche tibia o un poco de queso y galletas sea todo lo que necesite.
  • Haga ejercicio en forma regular, pero no haga ejercicio algunas horas antes de irse a dormir.
  • Reserve un poco de tiempo para relajarse antes de irse a dormir. Por ejemplo, dedique 30 minutos después de cenar para escribir qué cosas le preocupan y qué puede hacer al respecto.

Otra buena manera de relajarse es concentrarse en su respiración, respirando en forma lenta y profunda mientras cuenta hasta 5. Luego, escuche el sonido de su respiración a medida que exhala. También puede intentar tensionar y relajar los grupos de músculos del cuerpo, comenzando por los pies y terminando en los músculos de la cara. Un terapeuta capacitado puede enseñarle otras maneras de relajarse. Los CD o las grabaciones de relajación también pueden ayudarlo a relajarse.

 

El uso de medicamentos en el tratamiento del insomnio puede en ocasiones ser útil, pero puede haber riesgos:

  • Los antihistamínicos (el principal ingrediente en las pastillas para dormir de venta libre) pueden, con el tiempo, causar problemas con la memoria, especialmente en los ancianos.
  • Utilice los sedantes sólo bajo prescripción de su médico, ya que pueden ocasionar tolerancia y en ocasiones dependencia. La suspensión súbita de estos medicamentos puede ocasionar insomnio de rebote y síndrome de abstinencia.
  • Dosis bajas de algunos medicamentos antidepresivos pueden servir. Estos medicamentos no llevan a los mismos problemas de tolerancia y dependencia que los sedantes. Siempre bajo prescripción médica.

Puede ser útil consultar con un psiquiatra o con otro profesional en salud mental para identificar un trastorno del estado de ánimo o de ansiedad que pueda ocasionar el insomnio.

  • Ellos pueden utilizar psicoterapia, como la terapia conductual cognitiva para ayudarle a ganar control sobre la ansiedad o la depresión.
  • El psiquiatra puede también recetar antidepresivos u otro tipo de medicamento que le ayude con su problema para dormir y cualquier trastorno del estado de ánimo o de ansiedad que usted pudiera tener.

Fuente:

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000805.htm

http://familydoctor.org/familydoctor/es/diseases-conditions/insomnia.printerview.all.html

 

 


Etiquetas insomnio, causas, dormir, sueño