Original_sindrome_intestino_irritable

El cólico biliar es un proceso que se caracteriza por un dolor profundo, indefinido e intermitente que se acompaña de síntomas vegetativos como sudoración profusa y nauseas.

  El dolor es de tipo cólico, se localiza en la parte superior derecha del abdomen bajo el reborde de las costillas y puede irradiarse a hombro derecho o a la espalda.

  Es el síntoma principal de la litiasis biliar que es la formación de cálculos de bilis que pueden obstruir alguno de los puntos  críticos del sistema biliar o acumularse en la vesícula biliar.

  La bilis es un líquido de coloración verdosa y sabor amargo que se produce en el hígado y se acumula en la vesícula biliar, desde allí se expulsa al intestino cuando hacemos una comida, en mayor cantidad cuando la comida es rica en grasas, su función es actuar como emulsionante de los ácidos grasos para que estos puedan ser digeridos más fácilmente por las enzimas del páncreas y del intestino.   

    Las complicaciones más frecuentes que se pueden dar son la colecistitis aguda, pancreatitis aguda,  coledocolitiasis  y la fístula biliodigestiva.

  La frecuencia de los cólicos biliares puede reducirse haciendo una dieta pobre en grasas y evitando la obesidad.

  El tratamiento habitual en los casos moderados suele ser el reposo digestivo y medicación analgésica y espasmolítica.

  Cuando se tienen cálculos en la vesícula biliar lo mejor es la extirpación de esta, se puede hacer  por laparoscopia ( en estos casos la recuperación es más rápida )  o por intervención abierta.

  En casos de pacientes con alto riesgo para la cirugía puede intentarse la disolución mediante medicamentos, aunque suelen volver a aparecer cuando se suspende la medicación, o la litotricia biliar.  

 


Etiquetas cólico biliar, cálculos, vesícula biliar