Original_dieta_acne

El acné es una de las afecciones de la piel más comunes, y en contra de lo que se piensa además de en la adolescencia nos puede afectar en otras etapas de nuestra vida.

 

Su aparición parece estar relacionada con factores hormonales, genéticos y de estrés, aunque también es importante tener en cuenta lo que comemos para poder evitar que empeore o que aumente.

 

·         Evitar alimentos ricos en azúcares: la insulina que producimos al consumir estos alimentos aumentan el sebo en los poros; lo que produce el acné.

 

·         Limitar los lácteos animales enteros: aumentan la producción de hormonas como la insulina, testosterona y andrógenos que actúan  aumentando la grasa en los poros de nuestra piel y aumentando la producción de los temidos granos. 

 

·         Hidratarse correctamente es importante para mantener a la piel en un buen estado.

 

·         Evitar hábitos tóxicos como beber alcohol o fumar.

 

·         En cuanto a aquellos alimentos que ayudan a mejorar el acné se han realizado diversos estudios que han concluido que en poblaciones con un elevado  consumo de ácidos grasos insaturados, contenidos en pescados azules, aceites de semillas, nueces o aceite de oliva tenían menor prevalencia de acné por lo que se recomienda su consumo.

 

Una dieta equilibrada, limitada en grasas y azúcares refinados unido a una correcta higiene no va a hacer que desaparezca esta afección  pero sí que su estado no se agrave. Cuando se presenta un problema de acné es importante estar tratado por su especialista para descartar problemas asociados y que éste además pueda valorar complementarle con algún otro tratamiento.

 

 

 

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundosalud/2002/12/10/dieta/1039515317.html

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Etiquetas acné, grasas, PIEL, afecciones de la piel, adolescencia, factores hormonales, dieta equilibrada, azúcares, hábitos tóxicos