Original_humosegundamano

 

El humo de segunda mano es la mezcla del humo que desprenden los cigarrillos al consumirse y el humo que exhalan los fumadores.
 
Inhalar este humo de segunda mano es lo que se denomina fumar pasivamente.
 
Inhalar el humo de segunda mano es tan perjudicial como fumar, ya que el humo que se desprende de la combustión del cigarrillo contiene sustancias cancerígenas. El humo de tabaco contiene más de 7.000 compuestos químicos y se sabe que más de 250 son perjudiciales y, al menos, 69 provocan cáncer.
 
Estar expuesto a este humo durante el embarazo aumenta el riesgo de embarazo ectópico, abortos espontáneos, mayor frecuencia de complicaciones obstétricas, reducción del peso al nacer del recién nacido, entre otros problemas.
En los niños puede provocar muerte súbita del lactante, asma, enfermedades de oído, irritación de ojos, garganta, nariz, alergias, leucemia…
 
En los adultos fumar pasivamente nos puede provocar irritación de los ojos, nariz, garganta, problemas respiratorios, problemas cardiovasculares, agravamiento del asma, cáncer de pulmón, laringe, faringe, cerebral, vejiga, recto; en las mujeres puede alterar la edad natural de la menopausia.
 
Se está estudiando la relación entre el humo de segunda mano y el cáncer de pecho, de momento la evidencia científica no es suficiente para establecer un vínculo.
 
Actualmente no se puede fumar en lugares públicos, con lo que se previenen muchos problemas de salud causados por el humo de segunda mano. Pero en el ámbito privad, este humo todavía es peligrosos, sobretodo si fumamos delante de los niños.

 

 

fuente: http://www.cancer.org/Espanol/cancer/Queesloquecausaelcancer/Tabacoycancer/humo-de-segunda-mano


Etiquetas cigarrillo, cigarrillos, fumador pasivo, tabaco, humo de segunda mano, fumar pasivamente, cáncer.