Original_beneficios_ejercicio_emocional

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Según las investigaciones llevadas a cabo, parece que hacer ejercicio puede tener beneficios positivos en la salud mental.

 

Una hipótesis que intenta explicar la acción del ejercicio sobre nuestro bienestar es la Hipótesis de la Distracción (Bahrke y Morgan, 1978). Consiste en la creencia de que mientras estamos realizando cierta actividad física, nuestra mente está concentrada en “ese momento” y no en los eventos estresantes que nos preocupan, produciendo alivio durante un tiempo y despejando la mente.

 

Según los estudios de base biológica o neuroquímica, se intenta relacionar el ejercicio con el aumento de endorfinas, que están asociadas a la reducción de la sensación de dolor y la facilidad de producir cierto estado de euforia. Pero una de esas líneas de investigación apunta más bien a la norepinefrina neuromoduladora, encargada de ayudar al cerebro a manejar el estrés de manera más eficaz. De hecho, algunos antidepresivos actúan aumentando la concentración de esta sustancia química en el cerebro.

 

Podríamos deducir que, el ejercicio no necesariamente reduce la depresión automáticamente sino que, más bien, el ejercicio regular ayuda a aumentar nuestra capacidad de lidiar con el estrés de manera más eficaz, ayuda a despejar la mente y descargarla de tanto trabajo que le damos normalmente, y además, ayuda a mejorar nuestra apariencia y condición física. Todo esto, indudablemente, repercute positivamente en nuestro estado de ánimo. Cuanto más sedentarios somos, menos eficiente es nuestro cuerpo para hacer frente a los problemas y responder al estrés.

 

Puestos a elegir, ¿quién no prefiere afrontar la vida con mayor facilidad?

 

 

 

Fuente: www.apa.org

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Etiquetas ejercicio, estado de ánimo, beneficios, salud emocional